Alcalde de Nuevo Laredo niega inminente deportación de migrantes cubanos

El alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas, aseguró que los más de 500 migrantes cubanos varados en esa ciudad recibirán ayuda humanitaria y negó rotundamente que se estuvieran preparando acciones para deportarlos.

La aclaración significa un alivio para muchos cubanos pues el próximo 7 de febrero se les vence el salvoconducto para permanecer legalmente en territorio mexicano.

Rivas agradeció la colaboración brindada por templos e iglesias, por los ciudadanos de Nuevo Laredo y también la de los cubanos residentes en Estados Unidos en zonas cercanas a la frontera. Dijo que el gobierno mexicano los ha apoyado en todo lo posible y que no se olvidará de ellos, “les hemos dado cobija, ayuda atención médica, y estamos atentos a todos”.

México quedó en el centro del problema luego de que de forma sorpresiva el expresidente Barack Obama eliminara la política de pies secos/pies mojados, que permitía a los cubanos establecerse en Estados Unidos.

A partir de ese momento los cubanos comenzaron a quedar varados en suelo mexicano y la situación amenaza con derivar en una crisis migratoria como la que vivieron Costa Rica y Panamá. Muchos isleños continúan llegando a la ciudad con la esperanza que todo se resuelva, pero lo cierto es que hasta el momento no se vislumbra ninguna solución para resolver el dilema.

Con información de Martí Noticias