Canadiense es condenado a prisión por traficar iguanas desde Cuba

Un ciudadano canadiense residente en la ciudad de Ontario fue condenado este viernes en Nueva Brunswick a tres meses de cárcel por tráfico ilícito de iguanas amenazadas.

Grigori Zaharov y un cómplice cuyo nombre no fue revelado fueron interceptados por agentes de la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá el pasado mes de septiembre cuando regresaban de Cuba con dos iguanas.

La oficina de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá señaló que los detenidos no declararon a los animales, identificados como iguanas rupestres cubanas.

Zaharov se declaró culpable ante la corte de Fredericton de importar un animal sin los permisos necesarios y de exportar un animal de Cuba sin la debida autorización.

La iguana rupestre cubana es una de las especies de reptiles más grandes del mundo. Los machos adultos a veces alcanzan longitudes de 1,25 a 1,5 metros y pesos de casi siete kilogramos.

La especie fue declarada en riesgo debido al comercio ilegal y a la transformación de su hábitat por la acción del hombre.