Canadiense demanda a compañía de viajes por sus ‘vacaciones de infierno’ en Cuba

El canadiense Ben Nanton, y su familia demandaran a su compañía de viajes por las nefastas vacaciones que pasaron en Cuba. Nanton, su novia y su hija adquirieron un paquete turístico para pasar una semana en un hotel de todo incluido en Cayo Santa María. Pero lo que prometía ser un tiempo de descanso y diversión se convirtió en pesadilla para los visitantes.

“En el hotel faltaba el agua, no se podían utilizar los baños y las personas tenían que orinar en los árboles”, detalló.

Nanton expresó que la falta de agua afectaba a todo el hotel, no solamente a las habitaciones.

“Los vasos no se fregaban bien, no se lavaban ni los platos ni los manteles y las personas se bañaban y se afeitaban en la piscina”. Por el viaje que se extendió del 28 de febrero al 7 de marzo pagaron la cifra de 2700 dólares. Los funcionarios del hotel dijeron que el problema se arreglaría el mismo día pero no fue así. Los turistas tuvieron que terminar cargando agua para poder descargar el inodoro y para bañarse.

Nanton y su familia realizaron la reservación a través de una pequeña agencia de viajes, que remitió su queja a Sunwing. Estos le ofrecieron dos bonos de viaje de 385 dólares, que según Sunwing equivalían al costo de la habitación. Esta especie de indemnización estaba condicionada a varias reglas. En primer lugar no podían entablar ninguna acción judicial contra el hotel ni revelar las experiencias negativas que vivieron en la instalación. Los turistas rechazaron la oferta y reclamaron la devolución de los 2700 dólares que pagaron por el viaje.

Rachel Goldrick portavoz de Sunwing, confirmó que durante el tiempo de la estancia de Nanton y su familia presentaron problemas con el suministro de agua todos los hoteles de Cayo Santa María.

“No modificamos los arreglos de viaje futuros de los clientes durante este período ya que nos informaron los propietarios del hotel, su grupo de gestión, las autoridades locales y nuestros propios representantes que los niveles de agua eran completamente adecuados para mantener las operaciones diarias, que no había riesgos de seguridad y que la situación sería resuelta rápidamente”, expresó.

Con información de CubaNet