Cuba, una Isla, dos Realidades

567y567565775

Desde hace varias semanas había prometido compartir con Uds. las imágenes que logré capturar en nuestro viaje a Cuba, y ahora que el nombre de la bella Isla caribeña esta sobre la mesa es el momento ideal para hacerlo. Cuando se nos presentó la oportunidad de visitar Cuba jamás dudamos en ir a conocerla, pues representaba algo más que un destino turístico, era también la oportunidad ver la realidad cubana con nuestros propios ojos, y validar si lo que se habla de ella y de cómo vive su gente era cierto. Para nadie es un secreto que el Gobierno venezolano siente gran simpatía por Cuba, Fidel y su modelo socialista, pero desde que esos modelos socialistas fueron copiados en nuestro país, la calidad de vida y servicios básicos de los venezolanos empezaron a venirse abajo, así que me resultaba de gran interés ir a conocer cómo viven allá, y tratar de encontrar la razón por la cual el oficialismo le parece tan maravilloso ese modelo.

Hicimos el equipaje, agarramos la cámara y nos fuimos con la mente muy abierta, a tratar de aprender, disfrutar y experimentar todas las experiencias posibles en Cuba, jamás imaginamos lo enriquecedora que sería la experiencia, ni cuál sería la percepción que nos traeríamos de allá.

Al llegar a la Isla nos buscó un autobús turístico, y nos informó que teníamos un cambio de itinerario en nuestro tour, nos quedaríamos en la Habana unos días y luego iríamos a Varadero, al revés de cómo se nos había planificado. Hubo muchos turistas molestos, pero para nosotros honestamente daba igual, pues desde que pisas Cuba todos son muy amables y alegres.

Cuando íbamos en el autobús el guía nos iba hablando de las maravillas de Cuba, tanto de sus bellezas naturales como del logro de la Revolución en las últimas décadas, mi esposa y yo nos mirábamos a la cara impactados cuando nos decían cosas como: que cualquier cubano puede salir del país cuando quiere (entonces por qué se fugan en valsas?), que la gran mayoría de los cubanos tienen trabajo y un buen nivel de vida (entonces nos mintieron en Venezuela acerca de cómo viven los cubanos???), que todos se benefician del turismo y la industria tabacalera, y de cómo son potencia médica y deportiva a nivel mundial. Al parecer todo lo malo que hablaban de Cuba estaba errado…

Llegamos a uno de los Hoteles más prestigiosos e históricos de la Habana, Hotel El Nacional, muy cerca de El Malecón. El Hotel muy hermoso y antiguo, con una calidad de servicio bastante alta, de hecho, es ahí donde por lo general llegan funcionarios de otros países, artistas e importantes personalidades. La habitación muy antigua pero limpia y lujosa, un contraste que me encantó, imaginaba todas las historias que habían pasado en esos pasillos! Al día siguiente nos buscaron en un autobús y nos llevaron a dar un paseo por la Habana Vieja, solo puedo decir: wow! Que ambiente tan alegre, lleno de color y música en vivo, nos pasearon por muchas calles con arquitectura antigua y hermosa, la gente se veía todo muy feliz! No podía creer que esa era la Cuba de la que nos hablaban en Venezuela.

Quien nos conoce personalmente sabe que somos del tipo de turistas a los que le gusta vivir cada pueblo o ciudad como si viviéramos ahí, que evitamos los hoteles y que nos gusta patear la calle para sentir la energía de cada lugar visitado. Fue así que en un descuido del guía turístico nos apartamos un poco del grupo, con el riesgo de tener que volver a pie al Hotel (no nos importaba), tenía un objetivo en mente: hablar con la gente, escuchar lo que tenían que decir, ver las calles que circulan los cubanos en su día a día, descubrir que comen y donde compran sus productos de primera necesidad. Nos fuimos con prisa por una calle lateral y encontramos lo que buscábamos: la otra realidad de Cuba! Calles por las que se supone que no iría el turista común, y muchos cubanos de a pie!

Nos apresuramos a hablar con varios de ellos, preguntamos si la Habana Vieja era toda tan bella como nos estaban enseñando, la gente se reía en nuestra cara, nos decían que eso era lo que el Gobierno de Fidel quería mostrar a los turistas! De un aproximado de 20 cubanos a los que consultamos (perdimos la cuenta exacta que llevábamos) unos 15 querían la Libertad de Cuba y el resto era Fidelista, lo peculiar del caso es que tanto las personas que estaban a favor como los que estaban en contra del Gobierno Cubano veían al difunto Hugo Chávez como un salvador, todos decían que desde que él tendió su mano a Cuba había más oportunidades, pues llegaban muchos más venezolanos como turistas a gastar sus dólares, que también vendían petróleo desde Cuba, que recibían ayudas en los hospitales, etc. Todo esto me sonaba tan chocante y molesto… como es posible que Chávez hacía tanto por otro país y el nuestro lo llevo a este desastre??? Lo más increíble de esto es que muchos de ellos ni siquiera sabían que Chávez había muerto, nos veían como si nosotros estábamos locos!!! Nos decían: no puede ser! Eso me impacto demasiado, me hizo notar que no toda la población está informada o será que no tienen acceso a las noticias, pues la muerte de un presidente es una verdad que no se puede esconder por mucho tiempo, así que aun no entiendo como había aún algunos cubanos que no lo sabían.

Otra de las situaciones que me impactaron muchísimo fue que apenas nos separamos del grupo turístico que nos guiaba, los cubanos nos llamaban a parte, con mucho nerviosismo nos preguntaban si éramos venezolanos, e inmediatamente nos pedían que les vendiéramos las cosas que lleváramos encima: ropa, zapatos, maquillaje, artículos de aseo personal, nos rogaban que les vendiéramos los zapatos de nuestra bebé, que dura situación! Se nos acababa el tiempo límite y corrimos a donde se suponía que estaba nuestro guía turístico. Encontramos el grupo al rato y nos incorporamos de nuevo al paseo, pero ya sabíamos que solo nos estaban mostrando la realidad que el Gobierno quería que viéramos.

El día siguiente fue libre, así que decidimos irnos de nuevo a la Habana Vieja, cámara en mano, esta vez por nuestros propios medios, a caminar libremente y sin límite de tiempo, a explorar y seguir indagando de la vida de los cubanos! Era un día bastante gris y lluvioso porque había una especia de frente frio o fenómeno climático que limitó muchísimo la oportunidad de tomar más fotografías. Mientras dejé a mi esposa y bebe refrescándose en un lugar seguro, pregunte cual era el barrio donde podría ver la realidad cubana, o conversar con más gente, unos taxistas me indicaron como llegar a un barrio a unas pocas calles de donde estábamos.

La sensación de seguridad es increíble, caminaba muy tranquilo cámara en mano, vía a un barrio de la Habana, y aún así todos me decían que no me pasaría nada, que podía estar confiado en que me respetarían! Como extrañaba vivir esa sensación que desde hace tanto no se puede vivir en Venezuela!

Llegue al barrio y descubrí esa realidad de la que nos hablaban, gente viviendo en miseria, profesionales reparando artículos o zapatos viejos en las puertas de sus casas, muchas personas habitando en viejos apartamentos, o lo que quedaba de ellos, ratas caminando libremente en la calle, basura y caos! La lluvia hacia más tétrica aun la escena, quería tomar fotos a todo, pero la lluvia estaba muy fuerte y yo empapado. Me pare debajo de un techito y desde ahí veía como la gente estaba tranquila, relajada, continuaban su vida como si no lloviera. Fue entonces cuando se me acerco una Sra y me invito a ir a una cooperativa donde vendían Tabacos. Según la señora que me hablaba, Raúl Castro, había implementado el sistema de que una vez al mes, los trabajadores de las tabacaleras podían vender Tabacos de calidad de exportación en sus cooperativas, a un precio muchísimo mejor de lo que lo encontrarías en cualquier lugar de Cuba, además me dijo que era un lugar techado… no tenía nada que perder y acepte ir.

La supuesta cooperativa quedaba en un viejo edificio del mismo barrio donde estábamos. Cuando la Señora tocó la puerta con una especie de seña tragué entero, presumí que el asunto era clandestino y no legal como ella me había dicho. Entré igual al edificio, subimos por unas largas y antiguas escaleras, todo estaba muy oscuro, pero lograba ver grietas gigantes en las paredes del edificio, no sabía si me asustaba más la idea de estar ahí o pensar que ese edificio estaba por caerse. Llegamos al último piso y entramos a un pequeño apartamento lleno de cubanos y turistas, se veían muchos tabacos de varios tipos, y muchos dólares de turistas sobre la mesa, aunque les parezca loco, me sentí más tranquilo. Di una pequeña vuelta por el lugar, me abordaron para venderme diferentes presentaciones de tabacos, me enseñaron como identificar la calidad de uno verdadero a uno falso, y luego me fui de ahí, pues ya me estaban presionando a comprar algo que no quería.

Había pasado poco mas de una hora, así que fui corriendo a buscar a mi esposa, quien estaba feliz escuchando salsa en vivo, la música de Cuba es tan sabrosa y llena de vida, tan orgánica e instrumental, de verdad muy rica! Seguimos caminando por las calles, y entre las cosas que nos decían los cubanos y lo que vimos nosotros mismos, encontramos varias coincidencias:

– La mayoría de los trabajadores en Cuba tienen un sueldo al equivalente de entre 10 a 20 dólares al mes. Es un sueldo sumamente bajo, sobre todo para quienes tienen familia.
– Para salir del país requieren un permiso especial del Gobierno, con el cual se pretende evitar una fuga de cerebros formados en revolución, y tener un mínimo de 2000 dólares para el boleto más económico. También requieren tener una visa para casi cualquier país que vayan a visitar, pues son calificados como posibles inmigrantes indeseados. Teniendo en cuenta que ganan apenas 10 a 20 dólares mensuales, es prácticamente imposible para ellos.
– Manejan dos monedas allá, el Peso Cubano, con el que se maneja toda la población, y el CUC que es una moneda convertible que les hace más sencilla las transacciones con los turistas y los dólares.
– Hay una enorme cantidad de profesionales haciendo trabajos informales pues no tienen muchas oportunidades de trabajar en empresas privadas.
– Los familiares de los médicos cubanos con los que conversamos nos confesaron sentir terror de que sus allegados vengan a Venezuela, pues saben que el tema de la seguridad y la violencia es terrible aquí.
– Muchos de los que trabajan en el sector turístico (privilegiados) cumplen jornadas de 10 horas o más.
– Los cubanos estaban dispuestos a comprar a los venezolanos casi cualquier cosa nueva o usada, ya sea para revenderla o para su uso personal, pues ellos no tienen acceso a productos importados (sea por que no hay importación o por los precios inaccesibles).
– Dentro de toda la situación que están viviendo se sienten ya acostumbrados o resignados, pues la mayoría de ellos nació ya bajo ese Gobierno.
– Muchas de las mujeres jóvenes sueñan con ser artista o bailarinas, pues a través de tratados culturales les da la oportunidad de salir de Cuba a otros países.
– Gran parte de los hombres jóvenes se ponen la firme tarea de enamorar a las turistas que viajan a Cuba, con la idea de que estas les compren el pasaje de salida de la Isla. Es increíble como los hombres en general se cuidan mucho mas que las mujeres, gran parte de ellos tienen cuerpos de gimnasio, se sacan las cejas, se afeitan el cuerpo y usan gelatina en el cabello, también llevan encima cadenas y anillos, se decoran mucho de acuerdo a sus cánones culturales de lo que significa verse bien siendo hombre. Vimos varias parejas de mujeres extranjeras con hombres cubanos, sobretodo en Varadero.
– Los niños van con gran seguridad a sus escuelas, pues es poco probable que les suceda algo malo.
– Vimos a chicas y chicos ofreciendo servicios a turistas que caminaban en las calles.
– Hay bastante presencia policial y seguridad en las calles (no entiendo porque el Gobierno venezolano no copia esto)
– Los precios a los turistas son relativamente moderados.
– Hay música en vivo en casi cada esquina.
– Sacan el máximo provecho posible a cualquier actividad turística (no entiendo porque el Gobierno venezolano no copia esto también)
– La mayoría de los turistas son venezolanos, en segundo lugar vimos muchos europeos, imagino que ahora irán muchos más americanos después de las acciones que ha tomado Obama.
– Lo que más compran los turistas allá es Tabaco, Ron y suvenires.
– La escasez de repuestos para vehículos, y de producción de vehículos nuevos, han llenado las calles de autos antiguos, los cuales se ven muy pintorescos. Una de las características principales de Cuba son sus vehículos antiguos o clásicos, que hoy día son parte de su atractivo turístico.

Después de levantar toda esa información nos regresamos al hotel a descansar y acomodar equipaje, pero no sin antes conversar con unas personas más en el camino de regreso. Al día siguiente nos fuimos a Varadero en bus, fueron como 4 horas aproximadamente, porque nos tocó una tempestad súper fuerte.

Llegamos a Varadero y quede gratamente impresionado con su belleza, sumamente sorprendido con la gran cantidad de cadenas hoteleras que hay allá, son muchísimas, unas mas lujosas que otras, con servicios todo incluido! Cuando te consigues con esa realidad en otro país es imposible no pensar en el potencial turístico que tenemos en Venezuela, que triste que el Gobierno no promueva el desarrollo del sector turístico de nuestro país.

Los días que pasamos ahí fueron geniales, a excepción de la lluvia que no nos permitió disfrutar de las bellas playas de arenas blancas. Los cubanos son bastante simpáticos y amables, muy cálidos, con buen humor, sin embargo ellos prefieren los turistas de otros países porque “esos si les dan propinas”. El pueblito de Varadero es muy pintoresco, tranquilo, limpio, te consigues con todo tipo de recuerdos para comprar y varios mercados de artesanos. Casi la totalidad de la actividad económica del pueblo está orientada al turismo.

En resumen les puedo decir que Cuba es una isla maravillosa, muy hermosa, con música y comida espectacular, pero lo mejor es su gente amable! Es triste ver como el socialismo que impuso Fidel y el bloqueo en el que vivían han llevado a la mayoría de los sectores del país a vivir una dura realidad, a quedarse estancados en el progreso. Me encantaría regresar, es un lugar mágico que vale la pena conocer, me gustaría conseguirme nuevamente con varias de las personas con las que conversamos allá, personas que nos enseñaron a que la felicidad esta dentro de uno, sin importar la situación en la que estés, y a las que dejamos el mensaje de que no deben acostumbrarse a lo malo o resignarse, que siempre se puede luchar por mejorar! Si algún día se les presenta la oportunidad de ir no duden en hacerlo, eso si, les aconsejo salir a la calle y vivirla, salir del hotel para encontrarse con Cuba y sus dos realidades!

tyhtryyyyyuyt

8756rtuytry

435r3463565354

Cortesía de Oliver Herrera





Tags: , ,

Add Comment