Cubanos varados en Nuevo Laredo: cualquier cosa menos regresar a Cuba

“Salimos porque no queremos estar allá. La vida es insostenible”, afirman algunos de los cerca de 400 cubanos que permanecen varados en la ciudad fronteriza mexicana a la espera que se resuelva la situación creada con la eliminación de la política de pies secos/pies mojados. “Es nuestro destino lo que está en juego y no queremos que nos regresen a Cuba, cualquier otra cosa estaría bien para mi” declaró otro cubano.

La realidad se muestra complicada para los cubanos que se encuentran frente al “Puente Internacional Las Américas” de la fronteriza ciudad mexicana de Nuevo Laredo. En el grupo reina la incertidumbre, pues su destino pende de un hilo muy delicado y aun no se sabe si podrán ingresar a los Estados Unidos o serán devueltos a la Isla.

La situación continúa agudizándose porque a pesar de la prohibición de entrar a territorio norteamericano, cada día llegan más personas a la frontera.

Estos recién llegados salieron de Cuba antes del 12 de enero, pero como casi todos han tenido que atravesar la selva centroamericana han demorado su travesía. Muchos han conseguido refugiarse en las llamadas “casas de migrantes”, financiadas por Iglesias que brindan apoyo a personas que buscan llegar a los Estados Unidos. Sin embargo, otros no han tenido tanta suerte y se encuentran detenidos por las autoridades de migración.

El destino de estos hermanos cubanos sigue siendo un misterio y todos están a la espera de un milagro que resuelva su situación, pero si de algo están convencidos es de que volver a Cuba “no es una opción”.

Con información de Martí Noticias