“El vuelo del amor”: Orestes Lorenzo cuenta como se arriesgó a volar a Cuba para rescatar a su familia (VIDEO)

Orestes Lorenzo el piloto que desertó de la fuerza aérea cubana en un avión caza ruso para llegar a los Cayos de Florida y luego regresó a la isla para llevarse a su familia, conversó sobre el hecho con el periodista Yusnaby Pérez.

Orestes realizó tan arriesgada acción por amor a su familia y porque estaba convencido que era la única forma de poder salir del país. Él sabía que aquello podía terminar muy mal, pero se armó de valor y llevó a cabo su plan.

“Cada día yo me convencía más de que las puertas estaban cerradas y que no había más remedio que ir a buscarlos. Todo el mundo me decía que era una locura y yo sabía que era una locura pero no había otra alternativa”. Confesó el piloto de 61 años.

Fue en el año 1992 cuando la caída de la URSS golpeaba la maltrecha economía cubana y conseguir alimentos se volvía una tarea casi imposible.  Lorenzo había aprovechado unas maniobras un año antes y había escapado en el avión que pilotaba.

A raíz de esta deserción los familiares de Orestes comenzaron a experimentar presiones por parte del gobierno cubano. Su esposa Vicky sufría amenazas a diario “tenía una premonición de que ellos tarde o temprano iban a encontrar una excusa y una manera para poner a Vicky en la cárcel”, declaró a Univisión.

Este cubano había logrado gestionar una visa de refugiados para su familia pero no le permitían dejar el país, por tanto decidió sacarlos a cualquier precio.

Para ello sacó la licencia de piloto en Estados Unidos y adquirió una avioneta para buscar a su familia. “Yo planeo una situación asumiendo que todas las condiciones iban a ser favorables para ellos y no iban a ser favorables para mí. Al final, cuando yo hice mis números, la probabilidad de éxito que yo tenía en la operación de recoger a Vicky y los niños era de 10 a 100″, confesó. Para alertar a su esposa recurrió a unas amigas mexicanas que le hicieron llegar las instrucciones del viaje mediante un código secreto.

Finalmente y luego de sopesar todos los riesgos el 19 de diciembre de 1992, despegó a bordo de una avioneta Cesna del cayo Maratón y aterrizó en Cuba donde recogió a su mujer y sus hijos en el punto acordado y puso rumbo de vuelta a EE. UU.


Con información de Univisión y Yusnaby Pérez