Familiares de jóvenes que iban en el barco de José Fernández presentan demanda millonaria

El legado del lanzador cubano José Fernández  está a punto de enturbiarse debido a procesos legales. Resulta que familiares de los amigos de Fernández que fallecieron con él en el accidente han presentado ante la corte una demanda millonaria a los familiares del pelotero.

Las familias de Rivero, de 25 años, y Macías, de 27, presentaron un caso donde alegan negligencia y lesiones personales y solicitan la suma de dos millones de dólares.

Los primeros en presentar la demanda fueron los familiares de Rivero y luego se sumaron los de Macías. El abogado de ambas familias declaró que “Las familias Rivero y Macías están profundamente marcadas por la pérdida de sus hijos”. “Estamos abiertos a un acuerdo y esperamos que se pueda lograr una pronta resolución para ahorrar a estas familias, y a la de José Fernández también, cualquier sufrimiento adicional”.

Sin embargo, no parece que el acuerdo entre las partes vaya a resultar fácil de alcanzar si tomamos en cuenta las declaraciones del abogado de la familia Fernández, quien dijo en relación al tema que era “altamente improbable”. Las autoridades aún no culminan la investigación sobre los hechos, pues falta determinar quien conducía el bote cuando sufrieron el accidente.

Todo esto tiene lugar mientras se espera el nacimiento del bebé de Fernández, quien días antes del accidente anunció que su novia se encontraba embarazada. Días atrás la madre del lanzador de los Marlins había presentado una demanda para que se le otorgaran los bienes legados por su hijo.

Fernández dejó una cuenta bancaria que alcanza los tres millones de dólares, una casa valorada en $856,550 y un bote Sea Vee con un valor de $235,000, de acuerdos con estimados realizados por Ralph Fernández, abogado de la familia. Según analistas de ESPN a esa suma habría que añadir $1,05 millones resultantes de un seguro por muerte accidental y $450 mil dólares del seguro de vida que paga la MLB a sus peloteros.

Hoy ese ángel que está en el cielo cuida de su familia y de todas aquellas personas que formaron parte de él. En paz descanses campeón.

Con información de El Nuevo Herald

Publicación redactada por Habana Linda