La historia de Maykel Fuentes Valero un cubano con orden de deportación

El cubano Maykel Fuentes Valero, se encuentra detenido en el centro para migrantes de Río Grand de Laredo, Texas y sobre él pesa una orden de deportación para regresarlo a Cuba, así reportó el Diario Martí Noticias.

Su historia es la de muchos que se encuentran en un limbo legal a la espera que un milagro les permita entrar a los Estados Unidos. Maikel acudió el pasado 25 de abril a una audiencia para solicitar asilo político, pero la jueza que atendió su caso decidió negar la petición por falta de pruebas.

Maykel quien es psicólogo dice que no quiere regresar a Cuba porque allá se le cerraron todas las puertas. En la isla trabajaba en el hospital conocido como Maternidad de Línea, pero fue expulsado por protestar por los bajos salarios que cobraban los doctores y por comentar sobre la posibilidad de elegir a sus gobernantes.

“Mi juicio duró cuatro horas, ahí está grabado todo lo que yo dije de cómo se vivía en Cuba, de las cosas que pasaban, de lo que me pasó a mí porque yo sé que cada caso es individual (…) yo le expliqué y sentí que ella me entendía pero que no podía hacer nada porque tenía que regirse por la ley”, contó en entrevista telefónica con el periodista Ricardo Quintana, de TV Martí.

“Expuse mi caso frente a la jueza, ella me explicó que entendía mi caso y lo comprendía pero que ella tenía que regirse por la ley. Me pidió pruebas y yo las tenía pero no tenía forma de traducirlas al inglés”, explicó. Tampoco contó con los servicios de un abogado que expusiera su caso. “No tuve la oportunidad de poner abogado. Pienso que con abogado hubiera tenido más chance pero no tenía el dinero”.

Maykel llegó a México con una visa de la Comunidad Económica Europea un día después de la eliminación de la política de pies secos/pies mojados. Ante la imposibilidad de entrar a territorio norteamericano tomó la decisión de entregarse a las autoridades migratorias. Desde ese entonces permanece en el centro de detención donde incluso pasó su cumpleaños 32.

Luego de la audiencia de comunicaron que pueden pasar entre tres y seis meses antes de que sea deportado. Mientras tanto puede continuar detenido o ser liberado bajo parole con la orden de deportación.

Yo le dije a la jueza: ‘usted pensará que esto que le estoy contando es ciencia ficción, pero es la realidad de Cuba. Ellos lo tienen todo tan bien controlado que aparentemente no pasa nada pero sí pasan cosas, yo soy una evidencia de ello. Si yo no hubiera tenido problemas políticos, yo no habría venido a este país”.

Con información de Martí Noticias