Las últimas palabras del joven cubano que murió en la mascare de Orlando a su abuela vía telefónica

r56r75675687587678

El pasado 12 de junio, Omar Mateen, acabó con la vida de 49 personas inocentes que disfrutaban en el Club gay Pulse, en Orlando, Florida, entre ellos había dos jóvenes cubanos identificados como Christophe Joseph Sanfeliz, de 24 años y Alejandro Barrios Martínez, de 21 años de edad.

El Diario 14ymedio, entrevistó a María Magdalena Puentes, la abuela de Alejandro y residente en Candelaria,Pinar del Río,  esta relató que el viernes, 10 de junio, habló con su nieto vía telefónica y él le dijo contento que había conseguido un nuevo trabajo en una cristalería. “Nos dijo que ese fin de semana iba a celebrarlo en la discoteca. Le dije que no fuera, que nunca se sabía lo que podía pasar en eso lugares y se rió, dijo algo que no puedo recordar, pero que quería decir que iba a ir de todas formas”.

Abuela de Alejandro (Foto de 14ymedio)

Abuela de Alejandro (Foto de 14ymedio)

Magdalena, más conocida como Cusa, puso una foto en la sala de su casa de Alejandro con un uniforme blanco que usaba cuando trabajaba en una carnicería, el primer trabajo que tuvo. Lleva una gorra, sonríe y una sombra de barba le cubre el mentón.

“Esta fue la foto que pusimos aquí en la sala cuando hicimos un velorio. Vinieron sus compañeros de la escuela, sus maestros, mucha gente que ni siquiera conocía”, dijo Cusa.

Barrios, arribó a los Estados Unidos en el año 2014 y residía en Orlando con su padre, Saúl, quién lo reclamó hace casi dos años. Allí encontró un trabajo y su pareja Aday Suárez Molina, este fue el que llamó a la familia de Alejandro en Cuba y le contó la triste noticia.

Aday y Alejandro

Aday y Alejandro

Su madre, Orquidea Martínez, el 15 de junio llegó a Orlando, luego que la Embajada de Estados Unidos en La Habana le otorgara la Visa para darle el último adiós a su hijo.

Orquidea, madre de Alejandro

Orquidea, madre de Alejandro

Perder a un ser querido es una experiencia traumática y dolorosa, por la cual muchos de nosotros hemos tenido que pasar. No es fácil sobrellevar la pérdida de un ser amado, ya sea un hermano, un padre, un abuelo o, hasta un amigo cercano.

Desde nuestra redacción queremos hacerles llegar nuestras condolencias a todas aquellas familias que perdieron un ser querido en esa masacre y sobre todo a nuestros hermanos cubanos. Hoy el cielo ha ganado un nuevo ángel entre sus filas. En paz descanses.

Publicación redactada por Habana Linda





Add Comment