El legado económico de Raúl Castro se decide este año

Según parece este sería el último año de gobierno del presidente cubano Raúl Castro. El mandatario ha dicho varias veces que no tiene en mente ser reelegido para otro mandato en el poder. De ser cierta esta afirmación, Cuba podría experimentar elecciones libres por primera vez en más de cincuenta años. Sin embargo ¿cuál sería el panorama que encontraría el posible sucesor? Raúl Castro tiene ante sí un complejo escenario de desafíos económicos que enfrentar, si pretende dejar atrás un país próspero.

Desde que asumió el poder en el año en el 2006 por la enfermedad de su hermano Fidel Castro, se caracterizó por su pragmatismo a la hora de gobernar. Llevó a cabo medidas de corte popular que contradecían los lineamientos seguidos por el partido desde hace más de treinta años. A partir de impulsó la actualización del modelo económico cubano dando paso a la pequeña propiedad privada y coqueteando en ciertos puntos con el capitalismo.

Otro punto importante a su favor fue la normalización de las relaciones con Estados Unidos. Este hecho sin precedentes trajo consigo un incremento del turismo a la isla y la posibilidad de inversiones extranjeras. Sin embargo ni todo esto ha logrado sacar al país del estancamiento económico en el que se encuentra.

El economista Pavel Vidal, profesor de la Universidad Javeriana en Colombia, expresó que “La reforma había prometido un crecimiento del PIB de 5.1%, luego se ajustó a 4.4%, y lo cierto es que en el período 2008-2016 el crecimiento promedio ha sido de apenas de 2.3 por ciento. Nueve años de reformas del presidente Raúl Castro no bastaron para darle el dinamismo prometido al crecimiento económico cubano, una tarea que a estas alturas ya sabemos que quedará pendiente para las próximas generaciones de líderes cubanos”.

El año pasado, la economía cubana se redujo en casi un uno por ciento y entró en recesión, fundamentalmente debido a la agudización de la crisis económica en Venezuela, su principal aliado en cuanto a ayudas se refiere. El turismo, es una de las principales fuentes de ingreso de la isla, pero deberá aumentar su capacidad hotelera y modernizar sus servicios e instalaciones si quiere que el reglón continúe su crecimiento.

Según El Nuevo Herald, la falta de exportaciones es otro de los problemas que enfrenta hoy el gobierno de Raúl Castro, el país se apoya fundamentalmente en los médicos que prestan servicios en otras naciones, pero la producción de materias exportables prácticamente ha desaparecido. La dualidad monetaria es otro de los graves problemas que afecta la economía cubana. Los residentes en la isla se enfrentan a un problema, bajos salarios y altos precios que atentan contra su poder adquisitivo.

Este es una parte del complejo panorama económico cubano y que deberá resolver el presidente Raúl Castro si espera dejar en manos de su sucesor un legado productivo y no un maltrecho país.

Con información de El Nuevo Herald