Panamá: “Migrantes cubanos son bienvenidos pero de manera ordenada” (VIDEO)

El director de Migración de Panamá, Javier Carrillo Silvestri, afirmó que su país permitirá entrar a los cubanos, pero de manera ordenada y legal.

“El cubano que quiera venir es bienvenido, pero les pedimos que sea de una manera ordenada, de una manera regular, para evitar la trata y el tráfico de personas”, afirmó el funcionario en una entrevista para el Nuevo Herald.

El funcionario explicó que el objetivo principal de la nación es cerrar la frontera a la migración irregular y a la trata de personas. Además, dijo que no tiene nada en contra de los cubanos, pero los que entren al país de forma ilegal serán deportados a Cuba.

Silvestri explicó que el departamento de Migración otorga 500 visas mensuales en su consulado de La Habana y que en pocas semanas esa cifra ascenderá a mil. Un privilegio que no tienen otros países de la región. “Esas personas entran y salen del país sin ningún problema. Panamá no les está cerrando el paso a los cubanos”, agregó.

“La crisis de los migrantes cubanos comenzó en noviembre de 2015 cuando Nicaragua cerró su frontera. Desde entonces han pasado más de cuarenta mil cubanos indocumentados por Panamá”, explica. Alega también que su país “cumplió la cuota” que le tocaba cuando evacuó hacia México a 4400 migrantes cubanos a través de dos puentes aéreos.

“Decidimos hacer una contribución humanitaria y eso se hizo con mucho orden, pero vimos que a los pocos días había más cubanos”, señaló.

Por esa razón, “a partir del segundo puente aéreo se decidió que nosotros no podíamos ser el agente viajero de los migrantes irregulares cubanos, porque ese no es el papel de un Estado. Cerramos la frontera y comenzamos a negociar con el gobierno de Cuba un acuerdo de deportación porque en ese momento no lo teníamos”.

Durante meses, el gobierno panameño mantuvo a miles de cubanos que quedaron varados en el país tras el cierre de las fronteras en Centroamérica. Sin embargo, el funcionario dijo que esos recursos deben emplearlos en las necesidades locales. “Aquí tenemos muchas necesidades, tenemos mucha gente humilde que también necesita ayuda humanitaria. Nosotros no podemos estar distribuyendo nuestros recursos solamente en este tema migratorio”.

Panamá firmó un acuerdo de deportación con el gobierno cubano el pasado marzo. “Fue iniciativa absoluta del gobierno panameño para aliviar una crisis que estábamos viviendo por el paso de migrantes irregulares”, apuntó el funcionario. Desde entonces, 87 cubanos han sido expulsados o deportados, y 23 han regresado a la isla de forma voluntaria. Los cubanos constituyen el segundo grupo de extranjeros deportados más numeroso, detrás de Colombia.

El viceministro de Seguridad de Panamá, Jonathan del Rosario ofreció a los cubanos varados en Gualaca, el regreso voluntario a Cuba a cambio de un visado de entradas múltiples y 1650 dólares para comenzar un negocio propio.

Con información de El Nuevo Herald y CubaNet