Pasaporte cubano para viajar a Cuba: Impedimento innecesario (Segunda Parte)

fdtsrete

El pasaporte cubano es uno de los documentos más problemáticos con los que tienen que lidiar los cubanos que viven fuera de Cuba. Las quejas entre los emigrados con respecto a este tema, van desde las de índole económica (por lo caro de la confección y renovación del referido documento) hasta las de índole jurídica y practica (por el requerimiento del pasaporte, incluso para aquellos que se han acogido a la ciudadanía de otra nación). El gobierno cubano, que en los últimos años ha tomado medidas encaminadas a actualizar su política migratoria, debería hacer más asequible y cómoda la adquisición del pasaporte. A su vez también debería eximir del requerimiento del documento a aquellos que, al haber adquirido la nacionalidad de otro país, cuentan con un pasaporte emitido por su nación adoptiva.

Pero incluso, hay  falta de consistencia en las regulaciones migratorias en ese último aspecto. Para los nativos de Cuba que tienen ciudadanía de otro país las reglas no son uniformes. Por ejemplo, los cubanos que salieron de Cuba antes del 31 de diciembre de 1970 (y que hoy poseen otra nacionalidad) no se les requiere de un pasaporte cubano para visitar Cuba. Esta disposición, que ha estado vigente por muchos años, exige, en cambio, que aquellos que salieron de Cuba después del año 1970 estén obligados a utilizar un pasaporte cubano para ingresar a la isla (incluso si cuentan con nacionalidad y pasaporte de otro país). ¿Cuál es la lógica detrás de esas regulaciones? ¿Por qué existe esa línea divisoria entre los que se fueron antes y los que se fueron después  del año 70? ¿Por qué a ciertos cubanos se les permite entrar  a Cuba con el pasaporte del país donde se han naturalizado y a otros no?

No es fácil encontrar respuestas a estas interrogantes. No están claras las razones burocráticas que vinculan el pasaporte que utilizan los cubanos para visitar Cuba, con la fecha en que estos salieron del país (máxime si esa fecha se remonta a más de cuatro décadas). Quizás la anquilosada regla (que discrimina con qué tipo de pasaporte entran al país los ciudadanos de origen cubano) cumplió una función en el pasado. Lo que si está claro es de que la referida medida necesita ser revisada por las autoridades cubanas y, de ser necesario, actualizada. En fin, ponerla a tono con los intereses y las necesidades de la nación y de sus emigrados.

Con información de progresosemanal





10 Comments

  1. Ricardo 19 julio, 2015
  2. jose 19 julio, 2015
  3. patricia 23 julio, 2015
  4. Julio 6 septiembre, 2015
  5. Yesly La O Avila via Facebook 21 septiembre, 2015
  6. luis 15 octubre, 2015

Add Comment