Posible rebaja de precios agita La Habana

werw534

Un rumor corre por La Habana y llena de esperanzas a la población: la inminente rebaja de precios a los productos básicos.

Dos dependientes de la tienda recaudadora de divisas de Jaimanitas lo refirman. Dicen que a ellas la noticia se les filtró desde la empresa municipal. Aceite, detergente, salchichas de pollo, entre otros renglones alimenticios, más los productos de aseo personal,  se venderán en los próximos días a precios asequibles. Aunque no pueden asegurar la magnitud de la rebaja.

Mercedes, peluquera particular de la Vía Blanca, cuenta que su  sobrino la llamó ayer por teléfono, para decirle que acababa de comprar  el detergente líquido de 25 pesos, rebajado a  15. “Aunque no en una tienda en divisas. Fue en una comisionista. Pero algo es algo”.

Mayra, una de las tenderas, dice que si la rebaja es de quilos, eso solo les traerá problemas con los clientes, que se quejarán de la burla. También dificultades en la caja registradora y en el balance final del día. “Deberá ser una rebaja sustancial, que alivie verdaderamente el bolsillo de la gente y que se pueda reajustar con claridad en el inventario. Es la única forma que funcione para la población y  nosotros”.

Gladys, ama de casa de 72 años vecina de la calle 232, da más detalles.  “A mí me lo dijo mi cuñado, el coronel, que no habla pamplinas. El aceite que ahora cuesta 2.40 valdrá 1.20, las salchichas bajarán de 1.10 a 55 centavos,  y así será con todos los productos básicos de primera necesidad. Una rebaja del 50 por ciento al precio actual. Los electrodomésticos, las ropas y los zapatos todavía no verán cambios en los precios. Tal vez ocurran más adelante, pero ahora no”.

“¡¿Cincuenta por ciento?! ¡Está loca!”, exclama Nelson, dependiente del Fotoservice de Quinta avenida. “Es cierto que nos han dicho que pronto van a bajar el precio de algunos productos, pero va a ser algo mínimo, 10 o 15 centavos, no más.  Ahora mismo no hay catorce productos básicos en los estantes, incluyendo  aceite y detergente, que son prioritarios, porque los almacenes están casi vacíos. ¡Imagínate una rebaja de precios!”.

Alexander Guillen, portero de la escuela primaria Manolito Aguiar, es otro de lo que no confían en una depreciación trascendente. “¿Tú sabes cuánta gente tiene dinero guardado en este país y cuantos viven del acaparamiento  y la reventa? Las tiendas se vaciarían enseguida. Además, todos estos maestros y los profesionales y empleados que viven de un salario, lo hacen precisamente por eso, por lo caro de la vida. Si rebajan los precios entonces se dirían: ¿Para qué trabajar tanto por una miseria, si con cualquier inventico voy a la tienda y compro lo que necesito? Eso lo veo difícil, aunque haga una falta tremenda”.

Varios delegados del recién finalizado congreso del Partido Comunista abordaron el tema de los altos precios de los productos básicos, un problema que ha sido discutido y analizado en diferentes reuniones de todas las instancias del gobierno y la administración central del Estado y ha quedado claro que los salarios que devengan los trabajadores en estos momentos, no están equiparados con los astronómicos precios de los productos en las tiendas. Pero hasta hoy no se ha visto ninguna medida directa en relación con el problema, tal vez el más lacerante de los múltiples que azotan a los cubanos hoy.

Si es verdad o solo rumores oficiales, expandidos para tranquilizar a la cada vez más desilusionada población, los próximos días corroborarán su certeza. Por el momento los cubanos comienzan a contar sus quilos y a sacar cuentas, reajustando sus sueños y viviendo de esperanzas, como ha sido siempre en tantas décadas de desabastecimientos y agobio existencial.

“Ojalá sea cierta la noticia”, dice Crispín, jubilado del sector de comercio, uno de los que siempre ha criticado los precios abusivos. “Es hora que el gobierno haga algo por este pueblo, que ha hecho tanto por ellos en estos cincuenta y ocho años de socialismo”.

Fuente: CubaNet

Add Comment