Preso por negarse a ver en televisión los funerales de Fidel Castro

CFGFTYGTYHTYYUUY

Varios cubanos han sido sancionados con multas, juicios sumarios y detenciones por el delito de “difamar de los mártires de la Patria”.

Una oposición silenciosa a Fidel Castro empieza a recibir sus castigos. Multas de más de mil pesos, juicios sumarios, detenciones temporales, golpizas y actos de repudio, entre otros.

El Tribunal Municipal de Holguín dictó ‘prisión provisional’ contra Darío Pérez Rodríguez, trabajador de la base de Transporte de Ómnibus Nacional (ASTRO), acusado por negarse a ver por televisión en su centro laboral los funerales del dictador Fidel Castro.

El hermano del acusado, Déxter Pérez, dijo al programa Contacto Cuba de Radio Martí que su hermano fue detenido el viernes 2 de diciembre en horas de la mañana: “Cuando lo convocaron a que viera el televisor él dijo que no, que eso lo que le daba era hasta asco. Acto seguido tuvo una discusión con el del sindicato, vieron al secretario del núcleo del partido (Partido Comunista de Cuba). Y de ahí se dirigieron al de Protección Física, que fue el que llamó a la policía”.

Déxter, quien es activista de la Unión patriótica de Cuba (UNPACU), explicó que su hermano está detenido en la 3ra Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en la ciudad de Holguín y que se le acusa de “difamar los mártires de la Patria”, delito comprendido en al Artículo 204 del Código Penal, que prevé sanción “de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas”.

El activista de UNPACU aseguró que se trata de un ensañamiento contra su hermano, que no es disidente, pero tampoco paga sindicato ni está afiliado a las organizaciones de masas del régimen castrista. Agregó que en una breve conversación con Darío supo que impusieron multas de mil quinientos pesos a dos ciudadanos que escuchaban música en los días de duelo nacional: Reinier Hernández, del reparto “Alex Urquiola” y otro que se nombra “Rigoberto”, y dijo residir en la zona conocida como Salida de San Andrés.

Este jueves Déxter Pérez comenzó a buscar un abogado que represente a su hermano, aunque aclaró “es bastante difícil, nadie quiere”, y concluyó que solo por su preocupación supieron del proceso judicial contra su hermano.

“Si no hubiera sido por el interés de nosotros no lo hubiéramos sabido. Su intención (de las autoridades) es hacer el juicio, que yo no me persone y no sea parte del juicio”, concluyó el opositor.

Un informe presentado por Librado Linares García, exprisionero político en la Causa de los 75 y Secretario Nacional del Movimiento cubano “Reflexión” (MCR), dio cuenta de algunas detenciones e incidentes relacionados con los funerales de Castro.

A Carlos Alberto González Rodríguez, miembro del MCR, le solicitan 4 años de cárcel bajo la figura de Peligrosidad Social pre-Delictiva, “en un proceso sumarísimo en el tribunal Municipal de Camajuaní”, provincia de Villa Clara, según informe de la referida organización que aclara que el delito fue cambiado por el tribunal pues el acusado fue sorprendido poniendo grafitis antigubernamentales en el boulevard de Camajuaní lo cual le valió el arresto, el registro y una golpiza.

Otro incidente ocurrió en la ciudad de Holguín con los activistas del MCR, Maydolis Leyva Portelles y sus hijos Adairis, Anairis Miranda y Fidel Batista. Los cuatro están acusados bajo la misma figura, “difamar de los mártires de la Patria”, indica la información proporcionada por Linares García.

Según el informe, los opositores fueron detenidos el 27 de noviembre a raíz de los fuenerales de Fidel Castro y las fuerzas de la policía, Seguridad del Estado y Brigadas de Respuesta Rápida “les hicieron un acto de repudio donde les vandalizaron la vivienda y hasta les tiraron excrementos”.

La señora Maydolis Leyva Portelles, dijo que sus hijas Adairis y Anairis, de 27 años de edad salieron de la casa a una gestión personal y fueron detenidas en las inmediaciones del Parque “Calixto García” por el oficial del ‘Departamento de Enfrentamiento al Enemigo’, Freddy Agüero Allen, acompañado de otro agente que se hace llamar ‘Evelio’.

Para el programa de Radio Martí Contacto Cuba, Maydolis relató que, sobre las seis de la tarde, luego de ser liberadas empezaron a pasar por su casa varias personas gritando consignas y diciendo que ellas “habían roto el luto”, y así comenzó un acto de repudio de unas “trescientas o cuatrocientas personas”, indicó.

“Empezaron a tirar bolsos con tierra, con sancocho de puerco, con basura. Hubo una persona que quería lanzar una lata con excrementos. Nos escupieron por la ventana y a la niña (10) le dieron una pedrada, (…) tiraron abajo la reja con una barreta. Al regresar vimos que nos robaron hasta los mandos del televisor y el DVD, rompieron dos ventiladores, la antena del televisor, la cama donde duerme mi hija Anairis, acabaron…”, señaló la mujer.

Actualmente de los tres hermanos Adairis y Fidel están bajo detención el Centro de Procesamiento Penal conocido como Pedernales, a las afueras de la ciudad. En cambio, le han dicho a la madre que su hija Anairis está ingresada en el Hospital Lenin, debido a la huelga de hambre que iniciaron desde su detención.

Otro reporte publicado esta semana por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) asegura que una veintena de cubanos fueron detenidos, hostigados o amenazados en Cuba después de la muerte de Fidel Castro.

Fuente: Martí Noticias