“Sobre y para los cubanos”: Palabras del actor cubano Alexander Otaola

redtertertretret
El actor cubano Alexander Otaola, quien reside actualmente en Miami se expresó sobre la decisión de la Administración de Obama y el fin de la política de “pies secos pies mojados”.

Aquí les dejamos sus palabras.

Sobre y para los cubanos:

Mucha gente me pregunta y me escriben solicitando un pronunciamiento de mi parte, sobre el nuevo decreto presidencial que elimina privilegios migratorios a los cubanos que llegan de manera ilegal a Estados Unidos, conocida como la política “Pies secos, pies mojados”

Es siempre muy difícil opinar desde esta parte del charco, pues siempre tiende a sonar deshonesto, cobarde, poco respetuoso con nuestros paisanos. La manera más fácil de rebatirle a alguien que apoya esta suspensión, es diciéndole: -por qué no te quedaste Tú en Cuba, para cambiar el Gobierno? – ¿Por qué no pensar en los infelices que buscan libertad y arriesgan su vida en el mar o por las selvas del sur y el centro de América Latina, las estepas Rusas o cualquier otra vía, que son muchas?

He leído en estas horas desde que salió la noticia, miles de insultos hacia Barack Obama, miles de alegrías lacerantes de quienes nunca han tenido beneficio alguno y se regocijan en la envidia. Muchos que ayer aplaudían el acercamiento con Cuba hoy maldicen su nombre y estirpe. Y muchos que han sido afectados por cubanos beneficiados, hoy respiran aliviados.

No es sencillo el ser humano, no es predecible y para nada consecuente con lo q dice. A las pruebas me remito. Meses atrás cada representante que salía negaba rotundamente esta abolición que ayer con carácter inmediato fue puesta en marcha.

Hermanos míos, NO SE PUEDE TENER TODO EN LA VIDA. Pies secos, pies mojados fue una medida que se tomó en su momento para solucionar una crisis que ya no existe como tal. Los balseros dejaron de ser un problema como lo fueron en el 94′. Esta nueva migración, ha sido dirigida y orquestada desde Cuba en su mayoría, con este fin.

Acá están las consecuencia de las barricadas en Centro América, los problemas que se crearon frontera por frontera. Escándalos, cabezas partidas, gritos de “queremos pasar”, todo eso no eran más que leña para éste fuego que ardía secretamente en Washington.

Cada cubano que llegó alabando a los tiranos, cada cubano que se catalogó como inmigrante económico, cada cubano del G2 infiltrado en Miami, cada cubano que se casó por dinero y cobró entre $12 000 y $15 000 dólares, a indocumentados en USA a cambio de compartir “privilegios”. Muchos fueron estafados y otros estafadores, otros no. Cada cubano que robó al Medicare o al Medicaid, cada clínica fantasma, cada estafa al seguro, cada abuela que cobra ayuda gubernamental, mientras regresa a su tierra, vive allá, y sus nietos le envían el dinero; cada cubano que llegó a tarjetear, a “resolver”, o a robar los paquetes de correo que hasta entonces dormían en las puertas de nuestros hogares. Cada uno de ellos fueron responsables de esto que lamentamos. Por suertes no somos todos; pero si son muchos.

¿Realmente estamos sorprendidos que pasará lo que pasó?

Dejemos el falso patriotismo y falsa unidad, ni lo somos, ni lo estamos. Todo lo que puedo decir es: Pagaron justos por pecadores, quizás así aprendamos a ser mejores. Que Dios reparta suerte y ojalá alcancemos todos.

Fuente: Por Alexander Otaola