Un pequeño pueblo cubano vive con angustia la desaparición de 13 balseros

La pequeña localidad de Modesto Serrano, un pueblo de 1300 habitantes, perteneciente a la provincia de Artemisa, todavía espera que un milagro les devuelva a 13 de sus hijos. Las personas partieron hace más de un año de forma ilegal hacia los Estados Unidos y todavía no se tienen noticias de ellos. Juana Chiroles mantiene la esperanza de que su hijo, Alíen Quintana Chirones, de 32 años, esté vivo en algún lugar y que regrese a su casa.

Juana relató que a una semana de su salida ilegal en una balsa, la gente en el pueblo comenzó a decir que habían logrado llegar a Miami, aunque luego se demostró que esa teoría estaba equivocada.

“La gente comenzó a comentar que habían llegado a la Florida. Después supimos que era mentira”, expresó. La mujer ha hecho todo lo que ha podido para contactar con la Guardia Costera norteamericana pues en la embarcación viajaban también sus sobrinos Julián y Ronaldo Chiroles, de 36 y 26 años respectivamente.

El hecho ocurrió a finales de diciembre del año 2015 y nadie sabe nada de la suerte que corrieron los migrantes. Los integrantes de la salida ilegal partieron luego de conocer que un grupo de personas que salió del mismo pueblo consiguieron llegar.

“Un mes antes de que partieran, una embarcación similar con gente del mismo pueblo llegó a Miami. Eso fue lo que les perturbó la cabeza y se fueron ilusionados pensando que también correrían con la misma suerte”, dice Juana.

Además del hijo de Juana Chiroles y sus sobrinos, en la embarcación viajaban Orlando Santos Lazo, de 45 años; Alberto Rodríguez Beltrán, de 27 años; Yariel Alzola Cid, de 27 años; Leandro Évora Salazar, de 41 años; Ailetis Llanes Padrón, de 33 años; Eduardo Cano González, de 40 años; Wilson González Piloto, de 26 años; Yordan Ramos Hernández, de 27 años; Dariel Mesa Arteaga y Luis Arrastria.

Con información de 14ymedio