El vandalismo y el descuido se apoderan del Cementerio de Colón (FOTOS)

El conocido Cementerio de Colón de La Habana es considerado como la segunda necrópolis más importante del mundo por el valioso patrimonio escultórico que atesora, sin embargo, se encuentra en avanzado estado de deterioro y abandono.

El lugar fue declarado Monumento Nacional en 1987 y es uno de los sitios que más turistas atrae, pero a pesar de todo ha sufrido varios actos de vandalismo que afean su entorno.

Aunque por su valor turísticos se han llevado a cabo tentativas de restauración, estas solo se han ejecutado en la fachada y en los monumentos que bordean la avenida principal que conduce a la capilla.

Pero un ligero desvío del sendero principal es suficiente para notar los efectos del paso del tiempo y de los vándalos.

Durante la crisis de los noventa se verificó la sustracción sistemática de obras escultóricas, vitrales, fragmentos de herrería y numerosas piezas elaboradas con mármol de Carrara, mármol negro, granito noruego y sueco; así como accesorios fabricados con oro, plata, nácar y alabastro.

Aunque estos delitos se han reducido notablemente, todavía se encuentran lápidas rotas, tumbas profanadas, osarios que parecen de postguerra y panteones arrasados.

 

Según empleados del cementerio, siempre hay brigadas de restauradores trabajando, aunque mayormente se concentran en obras arquitectónicas y escultóricas cercanas a la avenida principal.

Hoy la Necrópolis Cristóbal Colón cumple 131 años desde que iniciara su fúnebre actividad, en 1886. Tal como se muestra en las fotos, su estado de conservación es inversamente proporcional a su relevancia.