Conoce la historia de las siamesas cubanas que nacieron unidas por el abdomen

0 5.862

Maylín y Mayelín Téllez Pupo son dos gemelas cubanas que nacieron unidas por la región abdominal y que se hicieron famosas al ser las primeras siamesas de América Latina que sobrevivieron a una separación quirúrgica.

Las hermanas nacieron el 18 de diciembre de 1973 en el Hospital Materno de Victoria de Las Tunas y desde el mismo momento que llegaron al mundo movilizaron a todo el personal de la institución médica, pues estaban unidas por el abdomen, desde al apéndice xifoides hasta la zona umbilical.

Rápidamente los doctores se pusieron en contacto con Rafael Vázquez Fernández, cirujano del Hospital Vladimir I. Lenin, de Holguín para que realizara una evaluación de urgencia y determinaran si las gemelas podían ser separadas.

El examen realizado arrojó resultados positivos, las recién nacidas tenían sistemas independientes, así que podían ser separadas, aunque no dejaba de ser una operación de alto riesgo y necesitaban el consentimiento de los padres de las niñas.

“El triunfo es posible, pero puede fallar. ¿Acceden a la operación?”, les preguntaron a los padres de las gemelas y la respuesta de ambos progenitores fue afirmativa, así que se procedió a la intervención quirúrgica.

Se formaron dos equipos médicos, uno encargado de realizar la separación de las gemelas y el otro que tenía como objetivo reconstruir la pared abdominal de cada una de las niñas, que al momento de la operación tenían solo nueve días de nacidas.

“Operamos con un bisturí eléctrico. Ese escalpelo corta y evita el sangramiento. Hubo tres momentos tensos: la apertura de la cavidad abdominal, el corte del apéndice xifoides y el seccionamiento en dos partes iguales del hígado común, que tenía sistemas independientes para cada niña”, declaró a la prensa Vázquez Fernández.

Afortunadamente la operación fue todo un éxito y tanto Maylín como Mayelín pudieron continuar con sus vidas sin ningún tipo de problemas de salud asociados con la intervención quirúrgica.

“Fíjese si todo salió bien aquel día que jamás hemos afrontado problemas de salud. No padecemos de nada. Sí, soy madre. Tengo dos hijos: un varón de 18 años y una hembra de ocho”, expresó hace algunos años Mayelín.

Por su parte su hermana, quien también tiene dos hijos, comentó que la única que tuvo secuelas fue su mamá que lleva más de treinta años operada del corazón.

Maylín y Mayelín viven muy felices junto a sus seres queridos y saben que forman parte de la historia de la medicina cubana.

Leave A Reply

Your email address will not be published.