Cubano: “Solo pido ayuda para mi niño. Lo que sucede con él es una injusticia” (VIDEO)

9

dfgdrtertertr

Un padre cubano pide ayuda para su hijo Lesiat Torres Carrion, un pequeño de cuatro años de edad que sufre de parálisis cerebral, deficiencias auditivas y otros problemas derivados de un parto complicado.

A principio de enero Diario De Cuba dio a conocer este caso. Crearon una campaña en la plataforma de financiamiento Gofundmen , bajo el nombre “Ayudemos a Lesiat Torres Carrión”, con el fin de recaudar 500 dólares y enviárselos a su padre, Armando Torres Pozo.

Torres, de 63 años de edad, cría a su hijo solo. Ha intentado trabajar como cuentapropista, vendiendo frituras y limpiando zapatos, pero los impuestos demasiado altos, las escasas ganancias y la atención a tiempo completo que necesita su pequeño lo han obligado a quedarse en casa.

Según la publicación, este padre y su hijo residen en una vivienda severamente dañada desde el 2012 por el huracán Sandy y ubicada en calle G #120 entre D y 3, reparto Veguita de Galo, Santiago de Cuba, Código Postal 90100.

Ponce recibe una pensión de 79 pesos al mes que no le da para nada y 50 de ellos se van en medicinas. Al niño no le dan dieta. Ni siquiera tienen una cocina para preparar los alimentos. Ambos carecen de ropa, zapatos y la desvencijada cama en la que duermen se moja debido al estado del techo de la vivienda.

Este hombre se levanta de madrugada para preparar todas las condiciones de su hijo y luego llevarlo al consultorio o a los lugares a donde debe acudir sistemáticamente por la patología del niño. Él mismo con sus propios esfuerzos le ha hecho equipos para hacerle la rehabilitación en casa porque tiene la esperanza de que su hijo camine algún día.

“Lo primero que hago temprano en la mañana es lavar los pañales, las sábanas, la lona y otras cosas. Luego preparo el desayuno y entonces es que le doy fisioterapias para bañarlo. A partir de ahí es que viene el ajetreo de la comida, los medicamentos y demás”, explicó Torres Pozo.

“Al niño le tocaba la fisioterapia todos los días en secciones de 45 minutos en la sala de rehabilitación del Policlínico, pero como se la daban en solo 15 minutos y con mala voluntad, decidí inventar artefactos para dársela en casa y veo mejores resultados”, añadió.

Funcionarios locales se han reprendido en Torres “por denunciar el caso a la prensa independiente”.

“Les dije que ellos mismos incitan a la gente a que busque otros medios para resolver los problemas porque si se hubiesen ocupado del asunto nada de esto hubiera pasado. Si alguien, sea quien sea, me pregunta sobre la situación que estamos atravesando, tengo que decir la verdad, que esto que sucede con mi hijo es una injusticia”, agregó.

Según cuenta en los primeros días del año ha visto “una preocupación mayor” por el caso de Lesiat. Las autoridades locales le facilitaron un sencillo coche cama para trasladarlo. El pequeño contaba hasta ahora solo con una silla de ruedas donada por la Iglesia Católica.

“Yo solo pido algo de ayuda para mi niño. Soy cristiano y mi fe está con el señor. El niño necesita una buena alimentación para que avance y en un futuro pueda caminar”, agregó el padre, que no pierde la esperanza pese a la gravedad de la situación de su niño.

Tu donación puede ayudar a esta familia a aliviar algunas de sus numerosas necesidades inmediatas.

Aquí para ayudar – https://www.gofundme.com/kg-ayudemos-a-lesiat-torres-carrion

Con información de Diario de Cuba

You might also like