¿Devoluciones en Cuba? ¡No que va!

2 7

45446

En Cuba se ha creado un mecanismo de control que impide que los clientes que compran cualquier tipo de producto, se acerquen a la caja a devolver lo comprado sea cual sea la inconformidad. Es importante que cuando un cliente se dirija a comprar mercancías o bienes para el uso doméstico o cual sea que fuere, vaya bien seguro de lo que quiere, la talla que desea, el tamaño y la proporción correcta, las medidas apropiadas, el color bien definido, hasta llevar ya tarjeteado el precio y la cantidad de dinero requerida.

No es secreto que si compras por poner un ejemplo un jabón y te equivocas o quieres pronunciar un cambio; la tendera comienza a justificarse brutalmente. En este caso son miles los obstáculos que dejan ver a la luz del cliente:

  • Lo siento señor pero ya pasó por caja.
  • Déjame ver si hablo con la Gerente.
  • Tiene que llevarse ese ya que no tenemos más en existencia.
  • Usted debió haberse dado cuenta de lo que realmente necesitaba.
  • No puedo hacer nada.
  • Ya el producto está en el Sistema.

A veces nos preguntamos si en otros países existe tanta complicación para devolver algo que se compró por error. Bueno creemos que esto está dado por la necesidad de aumentar las ganancias, o por la falta de sensibilidad al cliente, o bien pudiéramos decir que por la no voluntad de hacer las gestiones oportunas para hacer las devoluciones. En Cuba tienen que pasar muchos años y adjuntar muchos cambios a la mentalidad actual del mercader cubano. Creemos que con la falta de motivación y estímulo al dependiente esto nunca va a cambiar. Además que las leyes implantadas en el país muchas veces son las que no permiten que las operaciones fluyan.

Citaremos algunos ejemplos de casos que atentan contra el bienestar y la conformidad del cliente según comentan las personas que han sido afectadas en algún momento:

  • En una ocasión un ciudadano cubano se dirige a la tienda para comprar un paquete de culeros desechables para su bebé, pero muchas veces por desconocimiento o desinformación no compramos el material correcto. Este ciudadano hizo la compra equivocada ya que la talla de los culeros no era la correspondiente al peso de su bebé. Pues fue en vano el tratar de hacer un cambio efectivo. Tuvo que llevárselos a casa y esperar a que su bebé creciera para poder darle un uso efectivo a esos tan necesitados culeros. Vemos una muestra de frialdad al cliente, un maltrato inadecuado y hasta una falta de ética en el trato al consumidor. El dinero en Cuba no está al doblar de la esquina y los culeros en la actualidad están bien caros. Si compras culeros para tu bebé puedes estar seguro que las compras en el hogar se descompensan de manera abrupta.
  • Compra una señora un par de zapatos los dos del mismo pié, cuando se presenta a la tienda para hacer la devolución o bien la reclamación le informan que eso debe verlo con el Gerente, sin embargo la persona que le había sacado la caja con los zapatos después de habérselos comprado ni se inmutaba en darle solución a esta situación. Al menos este incidente tuvo solución. La señora cansada de asistir y hacer llamadas al lugar, después de una semana y tantos días fue que pudo recuperar sus zapaticos y de forma pareja. Vemos aquí que los propios dependientes son los que hacen mal su trabajo, ya que están en la obligación de revisar la mercancía que están vendiendo en ese momento.
  • Una pareja de recién casados se deciden a acondicionar su casa y compran unas cuantas cajas de lozas para decorar su cocina que estaba en mal estado. Todo fue perfecto hasta que llegan al hogar y comienzan a darle uso al material comprado. En las cajas que compraron existían lozas del color que habían escogido, pero otras eran de color diferente y solo coincidían en el tamaño solicitado. Rápidamente se dirigen al lugar de la compra y plantean sus inconformidades pero desafortunadamente nadie pudo darle solución a su problema. Pues le afirmaron haber cambiado las losas por otras y que en este caso no se aceptaban devoluciones ya que no había forma de comprobar la veracidad de sus palabras. Vemos otro caso de negligencia de las personas que atienden tus necesidades en los centros de ventas del estado cubano. Es penoso que tú sepas que estas en lo cierto y nadie te dé una solución a tu problema de forma correcta.

Hemos citado algunos ejemplos para que usted pueda percibir la falta de ética, de amor al trabajo, de dedicación y mucho más la falta de control e implementación de procedimientos en los lugares que diariamente un cubano debe hacer presencia. Con esto queremos decir que cualquier persona que visite la Isla debe estar bien seguro y tener la cabeza sobre los hombros para no perder tiempo y mucho menos que eso perder el dinero en algo que no necesitará usar en un tiempo.

You might also like