Doctora pide justicia por la muerte de su hija embarazada en un hospital de Santa Clara

0 6.467

Isabel Cristina Cabello López, una madre cubana residente en Villa Clara está exigiendo que los médicos responsables de la muerte de su hija y su nieta durante el parto, sean llevados ante la justicia y se les aplique todo el peso de la ley, informó 14ymedio.

La señora quien también es doctora contó que su hija Beatriz de 18 años y su nieta perdieron la vida en el año 2015 en el Hospital Arnaldo Milián de Santa Clara debido a negligencias médicas y a complicaciones derivadas de la cesárea.

Cuando se le presentaron los dolores de parto a Beatriz, su madre no pudo estar junto a ella, pues se encontraba cumpliendo misión en Venezuela y el doctor que atendió a la joven era un estudiante de cuarto año que no le prestó mucha atención cuando la embarazada le dijo que tenía unos dolores extraños.

“No le dejaron puesto el monitor para medir la frecuencia cardiaca del bebé y por eso no se dieron cuenta de que le correspondía una cesárea urgente. Tenía un hematoma retroplacentario y su hemoglobina se desplomó”, declaró Isabel quien se mantuvo en contacto telefónico con su hija en todo momento.

Desafortunadamente la bebé falleció durante la cesárea y debido a las profundas complicaciones a la joven tuvieron que realizarle una histerectomía, donde le extirparon parte del útero.

Sin embargo, lo pero estaba por llegar, en lugar de trasladarla a una sala de cuidados intensivos para monitorear sus signos vitales, la pasaron a una sala de recuperación y le dieron el alta solo 60 horas después de la compleja operación.

Isabel pidió permiso en la misión médica y regresó inmediatamente a Cuba para estar junto a su hija y cuando llegó vio que la joven continuaba sintiéndose mal así que decidió volver al hospital, pero la volvieron a mandar para la casa.

“Sudaba, decía que le dolía y estaba muy débil. Regresamos al materno, hablé con el director y le pedí ayuda, pero me dijo que me la llevara de nuevo, que a mi hija no había más nada que hacerle”, recordó.

El 5 de marzo de 2015 la joven se desmayó cuando iba rumbo al baño y a pesar que su mamá logró sacarla del paro respiratorio que presentó, falleció horas más tarde en el hospital debido a un hematoma retroplacentario que produce un coágulo, un trombo en la cava inferior que le subió al pulmón izquierdo.

A pesar que Isabel denunció el mal trabajo de los doctores que atendieron a su hija, solo logró que les impusieran sanciones administrativas, a uno le rebajaron un mes de salario, a otro le revocaron su cargo y al estudiante le prohibieron graduarse de la especialidad ginecología, pero esta madre considera que son insuficientes para el daño que causaron.

Por eso lleva cuatro años escribiendo cartas a las autoridades o realizando apelaciones para que algún fiscal tome el caso y decida procesarlos por negligencia médica, pero solo ha conseguido una carta del Ministerio de Salud firmada por el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil, donde reconoce que hubo un incumplimiento de protocolo de la atención a la emergencia obstétrica de una paciente considerada de alto riesgo.

Para empeorar la situación aún más, debido a sus protestas cuando Isabel terminó su misión en Venezuela no le permitieron llevarse ninguno de los bienes que logró reunir durante su estancia en ese país. “Me montaron en el avión y todavía no he podido recuperar nada de lo que dejé allá”.

Pero Isabel dice que no se detendrá ante nada y además de cuidar a su nieta mayor, se dedicará a exigir justicia porque esa fue la última petición que le hizo su hija antes de morir. “Mamita, si me pasa algo me haces justicia”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.