Exmilitar que asesinó a dos cubanas en Madrid dijo estar arrepentido de su crimen

0 2.486

Dahud Hanid Ortiz, el exmilitar venezolano que fue detenido por asesinar a dos cubanas y un ciudadano ecuatoriano en Madrid parece tener problemas psicológicos y a raíz del crimen experimenta fuertes remordimientos, informó 14ymedio.

Ortiz de 50 años redactó un correo electrónico el 5 de septiembre de 2016, dos meses después del crimen, donde cuenta que prácticamente no estaba durmiendo y que sabe que nunca le van a perdonar lo que hizo.

“He dormido 10-15 minutos al día desde que pasó esto; hice cosas horribles sin querer, créeme, la gente pierde la cabeza, yo lo hice. Estoy muerto por dentro, soy el responsable de todo y ahora soy malo. Perdí la cabeza y dejé de pensar, siento todo esto con todo mi corazón. Ya que nadie me va a perdonar jamás lo que ocurrió, espero desaparecer lentamente de vuestras vidas”, escribió.

Al momento de escribir el correo el detenido ya se había escapado a Venezuela en un intento por huir de la justicia y evitar ser capturado, algo que logró durante un tiempo, hasta que finalmente fue arrestado.

Se espera que en los próximos días Ortiz sea enviado de vuelta a España, país que solicitó la extradición del exmilitar, aunque en algún momento se pensó que también podía ser enviado a Cuba.

Los crímenes por los que deberá responder ocurrieron en Madrid el 23 de junio de 2016 y además de las dos cubanas, Ortiz le quitó la vida a John Pepe Castillo, un taxista de origen ecuatoriano residente en España.

Según la prensa española, Ortiz acudió a un bufete jurídico para acabar con el amante de su esposa y en su lugar terminó asesinando a tres personas que no tenían nada que ver con la traición que sufrió.

Ortiz llegó al bufete que dirigía el abogado peruano Víctor Joel Salas, buscándolo pues era quien se estaba acostando con su esposa, pero el hombre no estaba ahí, así que sacó un machete y torturó a Elisa Consuegra antes de degollarla.

Su compañera Maritza Osorio trató de defenderla, pero el hombre la golpeó repetidamente con un objeto contundente y por último mató a John Pepe Castillo, un taxista que había llegado al bufete a recoger unos papeles y al que confundió con el abogado que se acostaba con su esposa.

Luego de cometer los tres homicidios le prendió fuego al bufete para borrar las huellas y tomó un vuelo de Iberia en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid hacia Venezuela.

Leave A Reply

Your email address will not be published.