Fantasy, la discoteca de moda administrada por un nieto de Fidel

74

Es el nuevo local de moda en la capital cubana, está ubicada en la intersección de 7ma A y calle 70, en Miramar. Durante el día y parte de la noche funciona como restaurant, pero luego se transforma en una de las mejores discotecas cubanas al estilo de la Costa del Sol, Marsella o Estados Unidos. Su dueño es Sandro Castro Arteaga, nieto de Fidel Castro, aunque el joven está totalmente alejado de la política, además de mantener este negocio, es también DJ.

Algunos asistentes al lugar dicen que Fantasy nunca cierra sus puertas antes de las cinco de la madrugada y que se dan cita lo más selecto de la sociedad cubana y también muchos extranjeros. El local donde se encuentra el restaurant-discoteca, pertenecía a un negocio de comida italiana que al parecer fue cerrado por incurrir en varios delitos como venta de drogas y prostitución.

Sandro Castro, decidió reconvertir el sitio en un lugar donde los jóvenes pudieran divertirse, eso sí los jóvenes con mucho dinero, porque según cuentan los consumos en Fantasy son bastante caros. En el lugar se venden varios productos de exportación, que son inaccesibles para la mayoría de la población cubana. El sitio se reserva el derecho de admisión para clientes y cuenta con varios guardias de seguridad.

Muchos vecinos de la zona se han quejado por el excesivo ruido y porque los clientes no respetan el aérea del parqueadero y estacionan sus vehículos en cualquier lugar.

Se habla de prostitución, de escándalos, de adquisición de mercancías ilícitas y de consumo de sustancias prohibidas; pero inviable de probar, porque aunque frente al afamado inmueble siempre hay presencia policial, en este caso, no está para salvaguardar el orden, la disciplina, los intereses económicos del Estado ni de la ciudadanía; el cometido es custodiar al dueño de la disco paladar.

Hasta el momento la discoteca Fantasy goza de total impunidad.

Con información de Juan Juan Almeida – Martí Noticias

You might also like