Juicio en contra de jóvenes que mataron a transexual en Pinar del Río

0 8
Foto de 14ymedio
Foto de 14ymedio

En la mañana y la tarde de este miércoles tuvo lugar en el Tribunal Provincial de Pinar del Río el juicio por el homicidio de Diosvany Muñoz Robaina, ”La Eterna”.

ekrhwaewer

En la madrugada del 26 de abril Diosvany Muñoz Robaina, transexual de 24 años de edad y conocido como La Eterna, murió a consecuencia de una andanada de piedras que le lanzó un grupo de adolescentes, mientras la víctima se encontraba en el parque Roberto Amarán, en la provincia de Pinar del Río.

Diosvany tenía muchas pedradas en el cuerpo, incluso en la cabeza, fue llevado sin conocimiento para el policlínico Pedro Borras, cerca de las dos de la madrugada, la pedrada que le causó la muerte no fue la de la cabeza, como se creía, sino una que le impactó en el bazo y literalmente se lo reventó, produciéndole una hemorragia interna.

La fiscalía solicitó 10 años de privación para los dos acusados, uno de ellos es el joven Reynier Orlando Pérez de 25 años y el otro Mario Luis Arango Martínez, de 18 años.

Reyner Orlando Pérez, quien tuvo una relación amorosa con “La Eterna” declaró en el juicio que en la prisión donde esperó juicio fue “atropellado y sufrió mucho”. Mencionó que resultó “avasallado por un capitán de apellido Enamorado” y que “la declaración que hice de mi puño y letra al igual que la reconstrucción de los hechos fue bajo presión”.

Según informa 14ymedio el joven Mario Luis Arango “se puso nervioso cuando se enteró de la muerte de La Eterna” y decidió entregarse a la policía y por su parte la licenciada Maite Lemus Mitjans quien lo defendía pidió una reducción de la condena a cinco años de prisión para su defendido ya que el joven demuestra una personalidad inmadura y no tiene conocimiento entre el bien y el mal.

Al indagar sobre las causas que llevaron al lanzamiento de las piedras, Arango Martínez, alegó que fue “un chiste, algo para pasar el tiempo, algo gracioso”, porque “me sentía aburrido”. También confesó que “no era primera vez que lo hacía” y dijo no tener ningún vínculo previo con La Eterna.

La fiscalía mostró los resultados de unas pruebas de olores realizadas a pocas horas de homicidio, se utilizaron los perros de la brigada canina, pero se trató de localizar la dirección hacia la que habían huido ambos sospechosos, pero los perros solo dieron vuelta en las calles aledañas al parque.

Los testigos cuentan que no pudieron reconocer a ninguno de los acusados debido a que tenían cada uno un pullover puesto en la cabeza, uno llevaba uno blanco y el otro negro y no lo pudieron distinguir.

La madre del fallecido Berta Robaina apenas pudo declarar, ya que se encuentra en un estado de tristeza profunda, pero aún así quiso dar su testimonio para este diario, pero aseguró que ella sabe el sufrimiento que deben tener esas dos madres, pero por lo menos ellas tienen consuelo de volver a ver a sus hijos, yo no voy a poder volver a ver más nunca el mío, lo único que quiero es que se haga justicia.

Berta Robaina es una mujer recia de más de cincuenta años, curtida por el trabajo y que no deja de preguntarse por qué tuvo que pasarle algo así a su hijo. Vivían juntos en una modesta casa, frente a la Fábrica de Piezas de Repuesto en las cercanías del Reparto Cuba Libre, conocido también como El Rancho. Diosvany era “la alegría de la casa”, según cuenta su madre con las profundas huellas del dolor en el rostro.

Foto de 14ymedio
Foto de 14ymedio
You might also like