La historia de este cubano repatriado: “Medio año trabajando en EE.UU y otros seis meses disfrutando en Cuba”

0 3.430

Eduardo Córdova es un cubano que reside en Estados Unidos desde el año 1994, pero luego de repatriarse hace tres años se dedica a trabajar como camionero durante seis meses y luego se va a la isla durante los otros seis meses, informó Univision.

Córdova maneja durante once horas al día, gana 350 dólares diarios y recorre ciudades como Nueva York, Boston, Filadelfia, Washington, Atlanta, Baltimore, transportando una gran cantidad de mercancías.

Para él este es el trabajo perfecto porque no solo le permite reunir el dinero suficiente para pagar la manutención de sus hijos que viven en Miami y para irse a Cuba, sino que también le ha permitido conocer casi todo el territorio norteamericano.

“Es el trabajo perfecto. Tengo casa, tengo baño, me alimento, no tengo jefes, nadie me espera. Este es el trabajo que nadie quiere, pero aquí yo hago lo que me venga en gana, empiezo y paro de trabajar cuando yo quiera, cojo las vacaciones que yo quiera, y siempre voy a tener trabajo”, declaró.

Aunque para muchos esto que hace es una locura, Eduardo lo tiene bien claro, decidió repatriarse porque con el dinero que gana trabajando durante seis meses puede vivir en Cuba los otros seis y también porque ya no está tan emocionado de vivir en Estados Unidos.

“Este país es lo más aburrido que hay. Si no eres millonario, claro. Me imagino que un millonario no se aburra. Pero para uno, que viene aquí a trabajar, a ver la televisión, a comer y a dormir, esto no es vida. Mi dinero rinde más en Cuba, con lo que yo gano en un mes aquí puedo vivir tranquilo un año allá. Allá no se trabaja con la velocidad que se trabaja acá, la gente tiene mucho tiempo y uno nunca se siente solo. Al final, esto es como un sueño, tienes una casa y la pagas a los 30 años. Cuando terminas eres ya un viejito. Tienes un carro y cuando terminas de pagarlo ya tienes que cambiarlo por otro nuevo”, explicó.

Por eso decidió pasar la mitad de su tiempo en Cuba, cuando llega a la isla se queda en una casa de alquiler ubicada en el municipio Playa, ya compró un auto y está reuniendo para adquirir su propia vivienda.

“Me bajo de mi camión, compro lo que necesito y me voy para Cuba a disfrutar. Yo soy como un marinero: vengo a Estados Unidos, veo a mis hijos, salimos, comemos, trabajo, y viro para atrás. Y pienso hacerlo así hasta que sea un viejito y no pueda más y venga para este país y me meta en un home. No voy a ser millonario, no voy a tener tres casas ni tres carros, pero voy a vivir, que es lo más importante”, cuenta.

Así es la vida de este cubano, pasa la mitad de su tiempo en Cuba y la otra mitad en Estados y así tiene planeado hacer hasta que tenga fuerzas para seguir trabajando.

Leave A Reply

Your email address will not be published.