Madre cubana denuncia que su hija falleció por negligencia médica en Holguín (VIDEO)

0 9.601

Neidys Ramírez, una madre cubana denunció que su hija de nueve años falleció el pasado 30 de diciembre en Holguín producto de negligencia médica de los especialistas de la Sala de Oncología del Hospital Pediátrico Octavio de la Concepción de la Pedraja.

“Mi niña había cumplido nueve años hacía un mes. La llevamos a un chequeo de rutina y descubrieron que tenía linfoma Hodgkin en mediastino y por amistad logramos llegar a la Sala de Oncología del Pediátrico de Holguín”, declaró entre lágrimas durante una entrevista con el presentador Alex Otaola.

Esta madre se encuentra desesperada porque vio como su hija comenzó a empeorar con el transcurso de los días sin que los doctores de esa institución de salud le prestaran mucha atención a su caso ni le aplicaran el tratamiento de manera correcta.

“Ella estaba asimilando los sueros y en cuestión de días se fue poniendo peor. A ella le indicaron una trasfusión de sangre que no llegaron a ponerle porque le dio fiebre y busqué a la enfermera. Se suponía que cuando se le bajara la fiebre seguirían poniéndole la transfusión porque le hacía falta, pero nunca apareció y eso quedó así. Luego no le indicaron el análisis, eso fue un viernes y el domingo mi niña amaneció muerta. Los médicos nunca me dieron una explicación, solo llegaron a la sala y dijeron Lorena ya no está, concéntrese en sus hijos que ellos si están”, contó.

La madre también relató durante la entrevista que en múltiples ocasiones no le pusieron a su hija los medicamentos que le indicaban y cuando iba a preguntarle a las enfermeras solo le decían que no podía estresarse y que no había personal suficiente para atender a todos los niños.

“Para trabajar en una sala de Oncología primero tienes que ser pediatra y luego oncólogo, pero primero hay que ser humano. Mis respetos al doctor René, pero él se merece un equipo mejor, esos niños merecen un equipo mejor”, dijo.

Además, contó que el hospital no contaba con las condiciones necesarias para tratar a niños con ese tipo de enfermedades y que el mismo personal de la Sala de Oncología vendía material necesario para los pequeños.

“No había un termómetro para esos niños, no había una cuña para sentar a esos niños que están en estado crítico. No hay una bránulas porque el mismo personal de la sala las vende a dos CUC”, recordó.

Neidys hizo todo lo posible para llevar a su hija a Estados Unidos para continuar el tratamiento, pero los doctores se demoraron mucho en entregarle el papel para que pudiera sacar a su hija.

Ramírez sabe que nada le devolverá a su hija, pero denunció el caso porque quiere que otros niños reciban mejores tratos y para que otros padres no tengan que sufrir un dolor tan grande como este.

Leave A Reply

Your email address will not be published.