Santa Bárbara vistió de rojo a los cubanos

8

El pasado año la lluvia moderó la peregrinación de los devotos al Santuario Nacional de Santa Bárbara ubicado en la calle Guasimal, en la localidad de Párraga, Arroyo Naranjo. Sin embargo, este año nada impidió que desde tempranas horas del día 3 de diciembre, víspera de Santa Bárbara, los cubanos acudieran a rendir culto a quien el sincretismo afrocubano identifica con el orisha Shangó.

Félix Hernández Fundora, párroco del Santuario de Párraga, explicó que no se registran estadísticas de las visitas de los devotos durante la celebración de la Santa, pero aseguró que crece por años.

El Santuario Nacional de Santa Bárbara fue construido en 1952 con el aporte económico de la población, la Iglesia Católica y Martha Fernández, esposa del entonces presidente Fulgencio Batista.

Durante la celebración de la Santa, los alrededores de la Iglesia se engalanan con vendedores de flores y velas que se encienden en honor a la mártir católica o su importante representación en el culto afrocubano como Shangó, orisha del rayo y los tambores. Este año, una docena de inspectores integrales merodeaban la Iglesia para impedir la venta de ofrendas que fue desplazada a unos cincuenta metros de la edificación religiosa.  Otros tantos policías uniformados o vestidos de civil vigilaban a los peregrinos que acostumbran a celebrar con canciones y alcohol la festividad religiosa.

No escasearon devotos que vincularan las honras fúnebres de Fidel Castro con el día de la celebración de Santa Bárbara, asociada a la protección de los militares, y en su versión yoruba a siete rayos y su representación del mayor número de imperfecciones y virtudes.

Un practicante de la Santería que se identificó como Nelson dijo a CubaNet que los números de Shangó relacionan al fallecido exmandatario con la religión.

“El número de Changó es el 4, el mismo día elegido para enterrarlo (…) También el 9 y el 6 con 6 (…) Fíjate, ¿por qué 9 días de duelo? Qué coincidencia que nació en 1926 y murió en el 2016 (…) Ya dirán en cualquier momento qué quiere decir todo eso¨.

Roberto Lafertte, quien practica la religión yoruba, considera la fe como algo necesario para los cubanos.

“Uno se cría viendo cómo actúan los santos y la vida cotidiana te lleva a la necesidad de creer en algo (…) El día de Changó le pongo sus velas, le pido, le agradezco todas la cosas buenas que me ha dado la vida”, explicó a CubaNet.

El color rojo combinado con blanco, como símbolo del amor y la sangre, es usado por los cubanos para demostrar su veneración a San Bárbara y Shangó. Este fin de semana no solo las camisetas del equipo Barcelona distinguieron el rojo en la ropa de los cubanos. Los devotos salieron a la calle con una prenda de vestir roja o mostraron en sus manos un ramo de rosas bermellón y una vela para encenderle a su divinidad.

La tradición que evoca el culto a Santa Bárbara cuenta que era hija de Dióscoro, quien la encerró en un castillo por incrédula hasta convertirse al cristianismo durante su cautiverio.

Durante el fin de semana, el Santuario de Párraga ofreció las misas de celebración desde las 8:00 a.m. hasta las 11:00 p.m. y el domingo hasta las 8:00 p.m.

Fuente: CUBANET

You might also like