Yeyson es también un niño cubano (VIDEO)

11

Hace casi dos años que el Diario Cubanet publicó la historia del niño Yeyson Olivera Pérez, de 14 años y con Parálisis Cerebral Infantil (PCI) que vivía en muy malas condiciones y sin ningún tipo de ayuda por parte del gobierno cubano. Hoy Yeyson tiene 16 años, sigue viviendo en las mismas condiciones y la prometida ayuda de las autoridades brilla por su ausencia.

El adolescente continúa viviendo con sus padres en un taller de mecánica abandonado en el #57 de la calle Agua Dulce, entre Rabí y San Indalecio, municipio Cerro. El local lo comparten con unas veinte familias, la mayoría ilegales que se resisten a desalojar. La parte de cada familia es una división construida a base de pedazos de cartón, madera y zinc galvanizado. El piso es rústico y con residuos de grasa, mientras que el techo, de unos 12 metros de altura, garantiza una constante humedad producto de los hoyos en su superficie.

No cuentan con servicio sanitario y el aérea de baños, es común para todos y no tiene puertas. Como carecen de alcantarillado el agua que utilizan deben cargarla desde una llave que se encuentra a 200 metros de la vivienda improvisada. Pero estos no son los únicos problemas que enfrentan Yeyson y su familia. Como la clínica de rehabilitación se encuentra a varios kilómetros de distancia, las reiteradas ausencias por no tener como desplazarse al lugar provocaron que le dieran de baja en el centro, con lo que perdió la oportunidad de recibir terapia.

Esta baja del dentro también influyó en la economía familiar pues dejaron de entregarle la ayuda alimenticia, los culeros desechables y otros artículos de aseo que los padres no pueden costear. Por otro lado, la clínica se abstiene de enviar personal calificado para practicar las rehabilitaciones a domicilio. Tampoco acepta instruir a los padres para que estos practiquen los ejercicios a su hijo.

Hace meses su caso fue evaluado por el Consejo de la Administración Municipal (CAM) de La Habana Vieja y aprobaron entregarle una vivienda, pero funcionarios del gobierno le comunicaron que deben esperar a septiembre. Mientras las autoridades se deciden a ofrecer ayuda, Yeyson y su familia ven como cada día que pasa su situación se vuelve peor.

Con información de CubaNet

Publicación redactada por Habana Linda

You might also like